Home / L / P. Juan Luis Lazarte, SJ

P. Juan Luis Lazarte, SJ

LAZARTE (3)
El P. Juan Luis Lazarte nos dejó la mañana del jueves 26 de agosto del 2010 en nuestra Enfermería de Fátima, partiendo al encuentro con el Señor, a quien sirvió con tanta generosidad, y con la Virgen Inmaculada, cuyo amor siempre le movió en su vida.

De la omilía del P. Carlos Cardó SJ en la misa de despedida de Juan Luis, donde concelebraron cerca de sesenta sacerdotes, junto a alrededor de 1,200 personas:

Celebramos hoy la vida de Juan Luis, agradecemos lo que ella ha significado para nosotros. Nos ha hecho comprender de qué manera su permanecer siempre en el Señor, le atrajo tantos dones y gracias de lo alto, con los cuales nos ayudó y enriqueció nuestras vidas. Quiero sólo recordar sus extraordinarias virtudes de amor y afabilidad, celo y entrega apostólica, abnegación de sí mismo para atender las necesidades de los demás, en especial de los pobres y de cuantos sufren. Su prodigalidad, su ansia de resolver el problema de otros o contribuir a satisfacer el hambre de Dios de la gente, no tenían límites. No podía decir no cuando se trataba del deseo de Dios expresado por alguien como la petición de una eucaristía, de una charla, un consejo, la visita a un enfermo, el bautismo de unos niños. Quería darse abasto para orar con todos, consolar a todos, aconsejar a todos, partir el pan con todos. Naturalmente, los límites de su agenda quedaban muchas veces sobrepasados.

Recordamos también su gran capacidad de comprensión: buscaba el aspecto positivo de las personas y de los acontecimientos. Y difícilmente expresaba críticas sobre los demás.

Su amor a la Compañía brotaba de un corazón agradecido de manera explícita, palpable. Consideró en todo momento a la Compañía como una vía segura para ir a Dios, amar a Jesucristo, servir a la Iglesia. Era capaz de emocionarse hasta la lágrimas al hablar de la Compañía, de sus logros y de sus limitaciones, y, sobre todo, al recordar con todo afecto a sus queridos compañeros y agradecer a la Compañía por lo que a través de ellos le había transmitido.

Su amor a la Iglesia era pleno, sin tacha, puesto más en las obras que en las palabras -en esto está dicho todo-; y era un niño en su amor y veneración al Papa, Vicario de Cristo en la tierra.

Datos biográficos:

Estudió sólo el 2º año de Secundaria en el C.I. con la promoción 56, antes había estado en la Apostólica de Arequipa.
Terminada su secundaria en Trujillo, estudia Ingeniería
Ingresó a la SJ 4 de abril de 1961
Estudiamos juntos: Lima, Madrid, Cuzco, Lima nuevamente, Paris, Bruselas.
Nos ordenamos juntos: 2 de diciembre de 1972, víspera de San Francisco Javier.
Colegio de la Inmaculada su amor de siempre, su hogar. Educador, formador, director espiritual. Convencido de que la educación de la juventud es la mejor aportación que puede hacerse a la Iglesia y al país. – Especial influjo en las promociones Claver 69 y Gonzaga 71, de las que salieron 5 vocaciones jesuitas: los PP E. Cavassa, J. Quirós, B. Burns, Taiti Alarco y Pacho Roca.
Atención a los barrios de San Luis, Pamplona y San Gabriel
Entre los años 80 y 85 fue Rector del C. San José Arequipa.
Capellán en la UNI: grupos de jóvenes, capilla construida

Recordando a Juan Luis, no puede ser otra la oración que brote de nuestros labios, que aquella que la Iglesia dirige al Padre del cielo en una de sus más bellas plegarias eucarísticas:
Danos entrañas de misericordia ante toda dolencia humana, inspíranos el gesto y la palabra oportuna frente al hermano solo y desamparado; ayúdanos a mostrarnos disponibles ante quien se siente explotado y deprimido. Que tu Iglesia, Señor, sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando (Plegaria V).

Tenemos tanto de qué agradecerte, Juan Luis… Quiero decirte, en particular, que personas como tú nos comunican la imbatible certeza de que la muerte no acaba con la vida para siempre, que nada se queda en el pasado, nada se pierde.

Tú has pasado a otra forma de existencia en Dios, cambiada tu habitación aquí en la tierra has adquirido una mansión eterna en el cielo.

Allí, lo que fuiste entre nosotros lo sigues siendo; sólo que libre ya de todo dolor y de todo mal, gozando para siempre de la presencia de nuestro buen Padre Dios. Gracias a lo que nos das y sigues dando, todo está bien. Por eso, Juan Luis, te seguimos llamando por tu nombre y te seguiremos hablando de la misma forma en que lo hacíamos. Sentimos la afabilidad de tu sonrisa sobre nosotros, tus gestos de atención y cortesía, tus pensamientos cargados de optimismo. Te sentimos en tu constante ir y venir para atender a uno, a otro, a todos, y que sigues así velando por nosotros, cuidando de nosotros, pidiendo por nosotros a Jesús. Tu nombre sigue siendo la palabra cotidiana que siempre fue. Poco a poco la vamos pensando y pronunciando con una pena que se tornará -estoy cierto- consuelo, aceptación e íntima confianza.

Sabemos que desde el cielo harás que nuestras vidas sigan siendo buenas, provechosas para el país y la Iglesia, como tú esperabas que fueran. Sabemos que nos volveremos a ver, cara a cara, y juntos contemplaremos a Dios, cara a cara. Desde él nos ayudas a caminar lo que nos falta, lo que nos separa. Y entonces, nos dices, en el reencuentro todo será como antes; sólo que mejor, infinitamente más feliz y para siempre. Porque seremos uno, todos juntos, con Cristo. Y Dios será todo en todo.

Te dejo con él, Juan Luis, en sus manos. Te confío a su infinita bondad para que ilumine tu rostro con la claridad de su adorable presencia (meta y anhelo profundo de nuestra vida), en quien has alcanzado ya –estoy seguro- tu más hermosa y feliz realización.

Check Also

Hno. Santiago Lafuente, SJ

El 13 de junio del 2004 falleció en nuestra Enfermería de Fátima, nuestro recordado Hermano ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *